USO Y MANTENIMIENTO

Uso y mantenimiento

Un correcto mantenimiento del neumático garantiza mejores prestaciones en términos de seguridad y duración.
Consejos e informaciones útiles para prevenir problemas durante la utilización de los neumáticos:

1. Controlar la presión de inflado del neumático en frío, habitualmente como mínimo una vez al mes y siempre antes de emprender largos viajes (incluida la rueda de repuesto). Atenerse siempre al valor de presión indicados en el historial de uso y mantenimiento del vehículo para las distintas posiciones y para el tipo de uso previsto.
No reducir nunca la presión si los neumáticos son calientes. Se recuerda que el neumático en condiciones de baja presión aumenta la resistencia a la rodadura y por consiguiente el consumo de combustible.

2. Asegurarse siempre, con cualquier tipo de válvula, la presencia del tapón y cerrarlo sólo a mano. El objetivo del tapón es evitar que cuerpos extraños puedan dañar el mecanismo interno de la válvula causando un desinchamiento del neumático.

3. Permutar los neumáticos entre  ejes sin cruzarlos aproximadamente a  los 10.000 km.
Permite optimizar  el desgaste, conservar intactas las características de comportamiento de conducción del vehículo, y de limitar la aparición de desgaste irregular en la banda de rodadura  (normalmente generados por  valores de convergencia y de avance fuera de las tolerancias previstas por el fabricante del vehículo).
Es aconsejable un control periódico también de los ángulos característicos del vehículo (principalmente convergencia y avance).

4. En caso de impacto contra andenes, agujeros en la carretera, y otros obstáculos de diversa naturaleza es importante hacer controlar por un experto  el interior del neumático.
Estos acontecimientos pueden dar origen a lesiones internas de los neumáticos poco evidentes o no detectables visualmente. Un dilatación en el flanco, por ejemplo, puede ser índice de una ruptura estructural. En este caso el neumático no es utilizable.
No siempre  existen indicadores, inmediatamente visibles del impacto sufrido por el neumático; se aconseja pues un control frecuente del neumático que ha sufrido el incidente. Es aconsejable visitar al especialista para hacer controlar el interior del neumático.