Permutación del neumático

Permutación del neumático

Mantener los neumáticos en buen estado es importante para mejorar la seguridad y la adherencia de su coche a la carretera.

Debido a que la mayoría de los automóviles son de tracción delantera o tracción trasera, el desgaste de los neumáticos se realiza de manera irregular y no uniforme.

 

No prestar atención al cuidado de sus neumáticos (por ejemplo, al no realizar un correcto inflado de las cubiertas, o al recorrer largos trayectos de carretera no asfaltada sin realizar un control del estado de las mismas) puede dañar sus neumáticos produciendo un desgaste antes de tiempo. Por este motivo, su cuidado tiene un lugar muy especial en la lista de mantenimientos ordinarios y extraordinarios que cada conductor debería confiar a especialistas.

 

El proceso regular de rotación de las cubiertas, así como la precaución de cambiar los neumáticos cuando están desgastados, nos permite garantizar los estándares de seguridad más elevados.

 

¿Cómo se mide el nivel de desgaste de los neumáticos?

Para controlar el estado de avance del desgaste de los neumáticos es suficiente controlar los indicadores presentes en el hombro de la banda de rodadura, que indican si la cubierta es direccional o no, y cuándo alcanza el nivel de desgaste, para el que la profundidad de rodadura de los neumáticos está fijado por ley en 1,6 milímetros. Otras señales que podrían indicar el desgaste del neumático es la presencia de hinchazones en la banda de rodadura o de cortes profundos sobre el hombro de la cubierta, y también llantas deformadas o dañadas.

 

Uno de los modos para prevenir el desgaste excesivo de las cubiertas y, por ende, evitar riesgos y prolongar su ciclo de vida, consiste en modificar su posición, realizándolo a intervalos de tiempo lo más regulares posibles. Cabe considerar que un neumático en buen estado contribuye con el ahorro de combustible.

 

¿Cada cuánto se debe realizar la rotación de los neumáticos?

Como regla general, se aconseja seguir las indicaciones del manual de uso del coche y evaluar el uso que se hace de los neumáticos (o sea, si se conduce prevalentemente en ciudad, en autovía o en rutas extraurbanas).

El consejo de nuestros expertos Driver Center es rotar los neumáticos (del eje trasero al eje delantero o viceversa) cada 10 000 o 15 000 kilómetros (o al menos una vez al año), aunque no haya señales evidentes de desgaste o también en caso de que sean muy diferentes uno del otro. Esto se debe a que las cubiertas delanteras se desgastan, en la mayoría de los casos, más rápidamente que los neumáticos traseros. La rotación de los neumáticos en los vehículos 4x4 y en los todocaminos se debe realizar, en cambio, de manera cruzada.

 

En caso de neumáticos unidireccionales (llamados así porque deben rodar únicamente en un determinando sentido, para favorecer el escurrimiento del agua en caso de suelo mojado y reconocible por una flecha en el lado externo que indica el sentido de rotación) no es posible rotar las ruedas del lado izquierdo con las del lado derecho o viceversa. Esta tipología de neumáticos logra garantizar rendimientos más elevados pero, como se dijo antes, se deben montar en una posición bien específica. Con esta tipología de neumáticos, en algunos casos, se puede realizar el giro en la misma llanta: esto se realiza cuando se advierte un notable desgaste en la parte externa del neumático.

 

En general, de todos modos, se aconseja montar cubiertas de la misma marca y del mismo tamaño, como también de la misma categoría de uso. De hecho, las características de los neumáticos montados en las ruedas deben ser lo más uniformes posibles para garantizar una buena estabilidad de conducción, sin vibraciones.

 

El desgaste de las cubiertas varía en función de la tracción de su coche según las reglas bien precisas que se deben respetar escrupulosamente, ya que el peso del automóvil carga mayormente en la parte de empuje del mismo: los de tracción delantera gastan más las cubiertas delanteras (generalmente con un proceso de velocidad doble, ya que las cubiertas delanteras tienen también la tarea de descargar a tierra la potencia del motor y dar dirección al vehículo), mientras los de tracción trasera gastan más las cubiertas de atrás (aunque la diferencia en este caso es menor respecto a lo ilustrado anteriormente).

 

En los coches de tracción delantera, en caso de tener neumáticos simétricos, estos se invierten de modo cruzado, mientras que en caso de neumáticos asimétricos las cubiertas delanteras se invierten con las traseras, manteniendo el mismo eje.

 

En los coches de tracción trasera, en caso de tener neumáticos simétricos, las cubiertas delanteras se llevan a la parte posterior invirtiendo el eje, mientras las traseras se colocan en la parte delantera manteniendo el eje; mientras que en caso de neumáticos asimétricos, las cubiertas delanteras se deben rotar con las delanteras, también en este caso manteniendo el mismo eje.

 

En los coches de tracción integral, en caso de tener neumáticos simétricos, las cubiertas traseras se llevan a la parte delantera invirtiendo el eje, mientras las delanteras se colocan atrás manteniendo el eje; mientras que en caso de neumáticos asimétricos, las cubiertas delanteras se deben rotar con las delanteras, también en este caso manteniendo el mismo eje.

 

Si bien el trabajo de rotación de neumáticos es bastante simple, se debe considerar que es necesario –casi indispensable– efectuar un análisis correcto del desgaste de los neumáticos, por eso se aconseja recurrir a montadores de neumáticos profesionales y preparados, como los que trabajan en los Driver Center.

Solo si se realiza de manera apropiada, el trabajo podrá garantizar al coche efectivas ventajas en términos de rendimiento. Nuestros técnicos están a disposición por cualquiera duda o consulta, no solo en lo que concierne a los neumáticos, sino también en lo relativo a llantas y cubiertas, para todos los modelos en circulación.

 

En base al modelo de coche elegido por usted y al estilo de conducción, nuestros expertos podrán ayudarlo en la elección de las cubiertas más adecuadas a sus necesidades.

Desde un punto de vista general, el estado de salud de sus neumáticos se somete a una asistencia de alta calidad y a un control muy preciso.

 

Entre los servicios ofrecidos por nuestros mecánicos se destacan el inflado con nitrógeno, el control de los niveles de presión (operación que debería efectuarse una vez al mes), la venta, el montaje y el desmontaje del tren de neumáticos de invierno, el cambio de las cubiertas, la venta de cadenas para nieve y de neumáticos con clavos según los criterios de calidad válidos en toda Europa, el equilibrado de las cubiertas y el control de la geometría de las cuatro ruedas, la revisión y el control de la correcta convergencia de las mismas, la venta y la sustitución de llantas de aleación de las principales casas productoras.

 

Traiga con confianza su coche, su moto o su scooter a un Driver Center: estaremos a su completa disposición para un control del estado de salud de los neumáticos.