Revision

Revisión certificada

Realizar periódicamente la revisión de su coche es importante para su seguridad y la eficiencia del mismo.

Efectuar revisiones regulares no garantiza la eliminación de fallos y del mal funcionamiento del vehículo, pero permite prevenirlos en la mayor medida de lo posible. Además, realizar controles periódicos permite prevenir futuras pérdidas de eficiencia.

Para cada modelo de vehículo, el fabricante indica cada cuántos kilómetros es necesario hacer la revisión. Consulte el libro de mantenimiento, donde se indica el programa de controles, o el sitio web del fabricante, donde es posible descargar el formato PDF para encontrar toda la información técnica con los siguientes procedimientos de intervención, y las partes que se deben someter a control.

 

Obviamente, las revisiones siguientes (siempre con intervalos regulares) se efectúan con mayor cuidado para compensar el proceso natural de desgaste del vehículo. En los automóviles de última generación (en general, muchos entre los matriculados después del año 2000) la centralita de a bordo señala con sistemas y sensores electrónicos cuándo ha llegado el momento de proceder con la revisión.

A pesar de que, como se ha dicho, cada modelo necesita una revisión ad hoc, las partes generalmente sometidas a control, sustitución o recuperación son aquellas que tienden más fácilmente a deteriorarse.


Las intervenciones que se efectúan en esta ocasión son numerosas:

 

  • control del tubo de escape,

  • control de la presión de los neumáticos,

  • control del estado de desgaste de la banda de rodadura,

  • verificación de todas las luces (tanto las interiores como las exteriores),

  • rellenado o sustitución del aceite del motor,

  • restablecimiento de los fluidos (rellenado del nivel del líquido de frenos y del líquido refrigerante),

  • control o sustitución de la correa de transmisión y de la correa de distribución,

  • control del sistema electrónico,

  • control y limpieza (cuando no se sustituye) de los filtros de gasoil (en el caso de los coches que utilizan combustible diésel),

  • control del habitáculo, del aceite y del aire,

  • revisión y cambio, si fuera necesario, de las suspensiones y de los amortiguadores,

  • limpieza y sustitución de las bujías,

  • verificación del aire acondicionado,

  • control de las pastillas y de los discos de frenos.

 

Se controlan, además, posibles pérdidas en el motor.

 

EN GENERAL, ¿CADA CUÁNTO HAY QUE HACER LA REVISIÓN?

Son dos los parámetros indicados por los fabricantes: los años transcurridos desde su salida a la calle (generalmente se efectúa el control en un plazo de uno o dos años) y el número de kilómetros recorridos (el rango va desde 15 000 a 30 000 km).

 

Atención: se debe realizar la revisión también cuando solo uno de los dos parámetros ha sido alcanzado (por ejemplo, para un coche de dos años aunque solo tenga 10 000 km o también, al contrario, para un coche que en menos de doce meses haya alcanzado los 300 000 km). Precisamente porque no existe un plazo de vencimiento preciso y válido para todos, se recomienda controlar su coche también teniendo en cuenta el estilo personal de conducción y uso del coche.

 

Desde el 2000, gracias al Reglamento Europeo n° 461 no es más obligatorio dirigirse a un taller oficial de la marca que indica la marca productora, sino que es posible dirigirse a un taller autorizado (inscrito en la lista de los talleres mecánicos), como nuestros Driver Center ubicados en todo el territorio nacional.

 

¿INSPECCIÓN O REVISIÓN? LAS DIFERENCIAS

La Inspección Técnica es un punto (obligatorio según el artículo Artículo 6, del Real Decreto 2042/1994, de 14 de octubre y sus modificaciones publicadas en el Real Decreto 711/2006, de 9 de junio) que se puede realizar en las oficinas especializadas. En base a una serie de parámetros, el funcionamiento del vehículo se controla para después ser autorizado a circular en carretera.

 

La revisión, en cambio, prevé el control de cada componente del coche (como hemos visto en la lista anterior).

Puede llevar su coche a uno de los talleres de la cadena Driver Center, para someterlo a un control meticuloso, ya sea una inspección o una revisión.

En nuestros Driver Center encontrará, en efecto, técnicos cuidadosamente preparados, softwares específicos, bases de datos y equipos para diagnósticos completos, fichas de mantenimiento de todas las marcas fabricantes y repuestos originales.

Si es necesario, se efectúa un diagnóstico electrónico con una meticulosa lectura de los códigos de funcionamiento del motor. Su seguridad y la de su vehículo merecen la máxima atención. Además, respetar la periodicidad para realizar las revisiones permite mantener al coche en regla y ahorrar en el mantenimiento a futuro, prolongando la vida útil de su automóvil.

 

Le recordamos que un coche sin el comprobante de la revisión no está cubierto por la garantía.

En algunos casos, la revisión se acompaña de otras inspecciones que van más allá de la mecánica del coche, como el control de la integridad de la carrocería, controlar que la matrícula delantera y la trasera estén íntegras, el control y la prueba del ruido del vehículo.

Los últimos modelos presentan repuestos y lubricantes cada vez más sofisticados y de calidad, para contrarrestar el paso de una evolución técnica y electrónica continúa de los instrumentos de a bordo. Por ello, solamente un taller especializado será capaz de recomendarle las mejores soluciones para mantener el rendimiento de su coche siempre al máximo. La elección de un taller de calidad como el de nuestra cadena será la mejor decisión.

Encontrar un taller de confianza significa tener la seguridad de poder dirigirse hacia alguien confiable para una amplia gama de contingencias (o también, solamente para un consejo).

 

Tener siempre bajo control los plazos indicados por el constructor respetando los tiempos indicados y traer a nuestros expertos su coche para un control general le garantizará la seguridad necesaria para conducir un vehículo siempre al tope de sus posibilidades.

 

Consúltenos para pedir un presupuesto. ¡La salud de su coche es nuestro compromiso máximo!