AQUAPLANING

Aquaplaning

El aquaplaning es un fenómeno que se manifiesta como pérdida de contacto del neumático en el asfalto causado por una película de agua entre el neumático y la carretera.

Si no hay contacto ya no existe fricción entre las dos superficies, entonces ya no se puede frenar o cambiar de dirección. El aquaplaning es la condición extrema de pérdida de control del vehículo.

Incluso a velocidades inferiores a la crítica (la correlación entre la velocidad y la cantidad de agua), hay una disminución del rendimiento del neumático en superficies mojadas.

 

Esto es debido a la disminución progresiva de la fricción generada por la presión dinámica del agua presente en las regatas.

Incluso algunas gotas de lluvia pueden provocar, en ciertos asfaltos, pérdida de agarre y control del vehículo.

Asfaltos lisos y polvorientos tienden a ser particularmente resbaladizos cuando comienza a llover, incluso con espesor mínimo de agua.

 

Esto es porque el agua al mezclarse con el polvo forma una capa muy delgada de lodo altamente viscoso y de difícil evacuación.

El fenómeno del aquaplaning es imputable a varios factores:

  • Velocidad

  • Cantidad de agua presente en la carretera

  • Peso del vehículo

  • Presión de inflado

  • Diseño de la banda de rodadura

  • Diseño del canal (vacío) de la banda de rodadura

  • Mezcla de la banda de rodadura

  • Desgaste del neumático

El aquaplaning puede ser parcial o total

Parcial: cuando afectan a algunas ruedas de los vehículos, especialmente en curva causando problemas de subviraje o sobreviraje

Total: afecta a todas las ruedas del vehículo, con lo cual es imposible controlar al vehículo.